Cabo de Hornos… el mito.

cabodehornos.jpg 

El nombre de Cabo de Hornos proviene del neerlandés “kaap Hoorn”, en honor a la ciudad holandesa de Hoorn, el nombre fue tomado en español como “Cabo de Hornos” confundiendo la denominación de la ciudad con el término horno.

El cabo es considerado tradicionalmente como el extremo sur de América del Sur, lo que rigurosamente no es cierto, ya que la tierra mas al sur son las Islas Diego Ramírez. El Cabo de Hornos (55º59’S 67º16’O) es el extremo meridional de la Isla Hornos que es la más austral del archipiélago de las Islas L´Hermite , parte de las islas Wollaston y del archipiélago de Tierra del Fuego. Es también el mas austral de los 3 grandes cabos (Buena Esperanza en África, Leeuwin en Australia y Cabo de Hornos en América del Sur).

 

vista-aerea.jpg

Variados factores se combinan en torno al Cabo de Hornos, convirtiéndolo en uno de los hitos marítimos más peligrosos del globo terráqueo: algunos son las duras condiciones de navegación propias del Océano Austral la geografía del paso al sur del Cabo y la extrema latitud austral de éste: 56ºS (en comparación, el Cabo Agulhas al sur de África está a 35ºS y la Isla Stewart en el extremo meridional de Nueva Zelanda, a 47ºS) Los vientos que prevalecen en las latitudes bajo los 40ºS pueden moverse de oeste a este alrededor del planeta debido a la inexistencia casi absoluta de tierra. Estos vientos hacen que la mayoría de las naves que viajan desde el este traten de mantenerse lo más cerca posible de la latitud 40ºS; sin embargo, al rodear el Cabo de Hornos, las naves deben adentrarse necesariamente a aguas de latitud 56º, en la zona de los vientos más fuertes. La fuerza de estos vientos es exacerbada en la zona por el “efecto embudo” provocado por los Andes y la Península Antártica, canalizando las masas de vientos al Pasaje de Drake.Los fuertes vientos del Océano del Sur provocan a su vez altas olas, las cuales pueden alcanzar grandes dimensiones al rodear el planeta sin encontrar obstáculos terrestres. Sin embargo, en la zona del Cabo de Hornos, éstas encuentran una zona de aguas poco profundas, lo que provoca que las olas sean más cortas y más empinadas, acrecentando el riesgo para los navegantes. Si la fuerte corriente en dirección este del Pasaje de Drake se encuentra con vientos en dirección contrarias, este efecto puede acrecentarse aún más. Adicionalmente, la zona al oeste del Cabo de Hornos es particularmente conocida por sus olas gigantescas que pueden alcanzar alturas superiores a los 30 metros. 

611_cabo_de_hornos_helena.jpg

Los vientos predominantes crean particulares problemas para las embarcaciones que intentan rodear el Cabo en sentido contrario, es decir, de este a oeste. A pesar de que esto afecta a todas las naves de alguna forma, los más afectados son los tradicionales barcos mercantes, que a duras penas pueden avanzar en el mejor de los casos; en cambio, los modernos yates y veleros son bastante más eficientes y logran generalmente realizar la ruta. Finalmente, los hielos son también un importante obstáculo para los marinos al descender la latitud 40º. A pesar de que el límite de la banquisa pasa a bastante distancia del Cabo de Hornos, los icebergs siguen siendo importantes peligros para las naves. En el Océano Pacífico Sur durante febrero, los témpanos se mantienen al sur de la latitud 50º, pero en agosto pueden llegar hasta los 40º Sur; el Cabo de Hornos está bajo ambas latitudes.

capehorn.jpg

Todos estos factores han convertido al Cabo de Hornos, probablemente, en el paso marino más peligroso de la Tierra. Muchos barcos han naufragado y marinos han fallecido tratando de lograr la hazaña de pasar el Cabo. 

Anuncios

~ por belenos en agosto 18, 2007.

5 comentarios to “Cabo de Hornos… el mito.”

  1. estuve la oportunidad de navegar por esas aguas, los verdaderos marinos se comportan como niños,

  2. Hace menos de un mes visité el Cabo de Hornos; verdaderamente impactante. Gracias a una espectacular e inusitada calma del mar en ese momento pudimos dar algunas vueltas muy cerca de peñascos, islas e islotes que pueblan el lugar y le dan, cuando abunda la bruma, un aspecto algo irreal y fantástico. Un viaje hacia esos lugares es imperdible. Buenos Aires, enero de 2009

  3. Tuve la oportunidad de escapolar el Cabo de Hornos a vela en el año de 1993 a bordo del buque escuela Cuauhtemoc de la Aramada Méxicana. Una verdadera aventura fue la que vivimos la tripulación, ya que por muchas horas comprobamos lo vulnerable que llega a ser un buque que se encuentra a merced de los elementos. Concluimos entonces que desde ese día lo unico que ratificamos es nuestro mas profundo respeto por el oceano

  4. en libro moby dyck ,es muy mencionado se ra verdad que hay cachalotes lean es muy bueno

  5. buenas soy uan xhica de castellon que desde que era muy pequeña he navegado a vela,empece como hobby y ahora los fines de semana me dedico a la enseñanza de la misma.Actualmente tengo 19 años pero cuando cruce el cabo tenia 17 y a pesar de que me habia encontrado con situaciones sorprendentes en el mar ninguna es comparable a la que me encontre alli.Desde luego todo lo que dicen del cabo de hornos es cierto y me atreveria a decir que es incluso poco,para las condiciones meteorologicas que te puedes encontar alli,desde luego recomiendo la experiencia solo y solo si te encnata el mar, te gusta navegar y no tienes miedo al riesgo,dado que al mar hay que tenerle mucho respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: