Grandes mitos del Big Game…

Estar enganchado a un marlin o a un gran atún, que de un tirón y a toda prisa te devana cientos de metros de sedal en su rápida carrera hacia las profundidades, para luego tener que subirlo, metro a metro, recuperándolo a duras penas y con nuestra escasa fuerza física en comparación con la del pez, que se mueve en su medio, para una vez arriba verlo zambullirse nuevamente y tener que repetir la maniobra hasta su extenuación y la nuestra, podría parecer más un ejercicio de penítencia que deportivo…

Grandes mitos de la pesca de altura (Big Game):

La cosa era mucho más difícil en los años treinta, cuando valientes pescadores como Grey, Hemingway o Gífford daban caza al pez espada o al gigantesco atún rojo, y no con los duros aparejos de ahora, ni con las actuales embarcaciones especializadas con mas de 12 metros de eslora, síno con rústícos barcos que poco a poco fueron adaptándolos a la práctica de su deporte favorito. Esta clase de pesca ya no se practica, en parte porque resulta una brutalidad prescindir de la tecnología actual, que precisamente se ha desencadenado como consecuencia de los progresivos avances de nuestros abuelos, y también porque fundamentalmente los peces ya no están allí, mientras que hace setenta años formaban bancos de pescado de la talla que atestiguan  viejas fotos. Ya pasó aquella época en la que cualquier atún rojo que pesara menos de doscientos kilos era jocosamente considerado un “enano”.

En esta crónica presentamos a un trio de excepción: Zane Grey, Ernest Hemingway y Tommy Gifford, que aunque no fueron los padres propiamente dichos de la pesca de altura, sí asentaron las bases de algunas de las técnicas actuales, así como realizaron una excelente labor de difusión, tanto de la modalidad de pesca como de los pesqueros que hoy día se siguen pescando, aunque quizás con peor suerte.

Zane Grey, pescador del “Lejano Oeste”

zane-grey.jpg

Zane Grey (1872-1939), más conocido por sus populares novelas de vaqueros, no fue un pionero más de la pesca de altura. Llegó a acumular una docena de récords mundiales en agua salada. Pero, tan significativo como sus logros fue su labor de difusión de la pesca. Sus relatos de viajes y aventuras lograron entusiasmar a incontables pescadores de todo el mundo, que ilusionados se echaron a la mar a la búsqueda de aquellas aventuras impresas en las páginas de sus novelas. Repasemos pues, su interesante vida dedicada a la pesca. :

zane-grey2.jpg

Nació en Zanesville, Ohio, una ciudad que fundó un antepasado materno, Ebenezer Zane, de ahí el nombre de la ciudad. Ya de pequeño desarrolló cierto interés por los deportes al aire libre, como la pesca o el béisbol, y aunque en este último deporte destacó participando en ligas semiprofesionales, la pesca fue su única pasión.

 Durante su infancia, como todo buen muchacho de Zanesville, Grey pescaba bass y peces gato en el Río Muskingum. Allí fue donde conoció a su primer mentor de pesca; “el viejo Muddy Miser”, un veterano pescador que encendió la llama de la ilusión de Grey con sus cuentos e historias sobre truchas, salmones o el gran pescado de la mar; el marlin azul, un pez que todo el mundo contemplaba pero nadie se había atrevido a perseguír. Grey, tarde o temprano le daría caza, pero no antes de haber formado una familia, practicando la odontología hasta tomarle aversión y comenzar a escribir.

Zane, antes de emborronarse las manos con la tinta de la máquina de escribir, se ganaba la vida como dentista, dedicando sus días ociosos a pasear por las riveras más cercanas. En uno de sus viajes de pesca a Lackawasen, Pennsylvania, conoció a Lina Roth, con la que se casó en 1905. Este hecho le cambió la vida. Con el apoyo moral de su esposa y la ayuda de su herencia, Zane dejó la odontología para dedicarse plenamente a la escritura, acabando su primer relato en 1902, precisamente dedicado a la pesca. Tras este pequeño cuento siguió escribiendo ligeras novelas de aventuras cuya temática versaba sobre la conquista y colonización del lejano oeste y de este modo, tras algunos años flacos, vino su obra maestra, Jinetes de color púrpura. Un emocionante best seller que le llevó a la fama y a la fortuna y a lo que es mejor, a la libertad de hacer lo que le gustaba: escribir y pescar.

zane_grey_tihiti.jpg

Fueron otras tantas novelas las que salieron de su puño: Oro del desierto (1913), El jinete misterioso (1921), etc. Todas ellas fueron llevadas a la gran pantalla, y hoy día constituyen grandes clásicos del género western. Pero, aunque Zane Grey estaba especialmente interesado en esta temática, también escribió sobre otro tipo de aventuras como fueron las historias de pesca. De este modo, nos encontramos con obras tan sugerentes como Cuentos de los pescados (1919), Cuentos de los rios meridíonales (1924), Cuentos de espadas y atunes (1927), Cuentos de la pesca de agua dulce (1928), Un pescador americano en Nueva Zelanda (1937), etc, etc. En definitiva un sinfín de títulos cuya lectura suponen una buena primicia para todo pescador.Sin duda, Zane sabía lo que quería y supo que lo conseguiria desde el primer momento en que tomó la decisión de abandonar su profesión para convertírse en el estereotipo ideal de pescador- novelista. De hecho, su particular modo de vida lo basó en la búsqueda de aventuras para inspirar sus novelas, viajando de aquí para allá y de mar en mar buscando su preciado “azul”, el marlin. Con su goleta de 190 pies, llamada “El pescador”, circunvaló el globo, visitando Australia, Nueva Zelanda, Santa Catalina e incluso nuestras Islas Afortunadas. Y pescó todas las especies habidas y por haber: tiburón mako, atún rojo, marlin rayado, marlin negro, etc.

1040_blue_marlin_wr_zane_grey_tihiti.jpg

Además, Grey descubrió numerosos escenarios de pesca y nuevas especies susceptibles a ser pescadas. Pero Zane no solo se conformó popularizando la pesca de altura a través de sus novelas, también aportó nuevas técnicas así como novedosos aparejos. El más popular fue el hookless, un cebo que todavia hoy se utiliza para atraer a los pescados. Fue además el primer pescador en coger un espada de 1.000 libras, y promovió nuevas estrategias para la pesca de estos picudos, como la utilización de un barco madre como base logística y un bote más pequeño para pescar sin necesidad de volver a puerto. Otro gran pescador, Ed Zern, escribió sobre él años más tarde: “Ningún otro hombre ha dedicado tanta fortuna, o una parte tan grande de su tiempo y de suenergía, a la pescade altura.

 El Viejo y el Mar.

hemingway.jpg

El valor literario de las obras de Ernest Heniingway (1898-1961) y su sed de aventura, le reportaron gran fama internacional. Su mayor logro literario, El viejo y el mar, aunó dos de sus pasiones más profundas, la pesca deportiva y la escritura, la obra se centra en un viejo pescador cubano, Santiago, que a pesar de haber tocado fin en su actividad (“pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez”), pudo finalmente engañar a un enorme pez espada. Tras librar dura batalla consiguió acercarlo a la barca, cuando en el último momento se tuvo que enfrentar a ciertos escualos que, alertados por la sangre, se disponian a merendarse su captura. Pero el viejo no puede enfrentarse a ellos tan solo con el remo, porque ya no le quedaban fuerzas ni para levantarlo. Estas vicisitudes, por las que a lo largo de la novela el protagonista tiene que atravesar, representan el camino mismo de la vida y la capacidad del hombre para enfrentarse y adaptarse a situaciones extremas como las que el mismo autor o nosotros mismos nos hemos encontrado alguna vez.

heminway2.jpg

La trama relatada con la peculiar belleza, austeridad y precisión de su prosa, hizo del libro un éxito de ventas y critica, que le sirvió de trampolín para obtener el premio Pullitzer en 1953 y el premio Nobel en 1954.Pero nada de estos logros hubiese conseguido de no impregnar las páginas de sus novelas con su desmedida pasión por la pesca, de no haber vivido de primera mano las mismas vivencias que padece o disfruta “el viejo pescador”. Un detalle de ese bagaje deportivo es el hecho de que Hemingway plasmó en su gran obra maestra, aquellos robos de capturas por parte de los tiburones, ya que éstos se daban con bastante frecuencia en una época en la que los equipos aún no eran muy sofisticados y los carretes no tenian mucha rapidez de recogida. Pero, ¿cómo fue que este celebre escritor un buen día decidió soltar su fina pluma para empuñar tan basta caña?

heminway3.jpg

Las primeras experiencias de Hemingway con el anzuelo y el sedal se dieron cuando siendo tan solo un niño pescaba en los lagos y corrientes, cerca de Petoskey, Michigan, donde sus padres tenían una preciosa casita de campo. A lo largo de los años continuó pescando en agua dulce, pero un buen día se atrevió a dar el gran salto hacia el mar.

Fue en 1921, en un barco que partía del puerto de Vigo, donde Hemingway presenció algo que alteró su ritmo cardiaco: un atún de seís píes que saltaba por los aires para volver a caer al agua, provocando el estruendo de una yeguada al galope. Solo alguien bastante sagaz era capaz de arribar semejante bestia al barco. Solo alguien tan osado como Hemingway, de este modo, unos años más tarde, en 1928, cuando su carrera literaria ya estaba bien establecida, decidió visitar por vez primera Clave, Florida.

Embrujado por el encanto natural de los cayos, pasó las próximas tres décadas pescando en las cálidas aguas del Gulf Stream, viviendo primero al Oeste de Clave y más tarde en San Francisco de Paula, Cuba. Allí se impregnó de todos los conocimientos y saberes de aquellos viejos pescadores cubanos, y pudo comprender la complejidad de esta práctica. Una vez curtido como pescador, promovió nuevas técnicas de pesca y compartió muchas de sus experiencias a través de escritos como El viejo y el mar, que inspiró a un gran numero de aficionados a librar duras batallas con los picudos del Atlántico, y esa fue su mayor contribución a nuestro deporte, la difusión de una ética deportiva y una forma diferente de vivir el mar y todos sus elementos. Hemingway siempre decia que “solamente los pescadores ven los grandes peces en toda su energía y esplendor, por eso son tan afortunados”.En agosto de 1940, por su labor de difusión y protección de este deporte Emest Hemingway fue investido Vicepresidente de la IGFA, título mantenido hasta su muerte en 1961.

El Gran Capitán.

gifford.jpg

Thomas M. Gifford (1896-1970) era considerado el “Gran Capitán”. Entre los grandes patrones de barco capaces de poner proa a los grandes bancos de atunes podemos destacar a Tommy Gifford. Este ingenioso capitán comenzó su carrera deportiva en 1920, en Miami, a la temprana edad de 23 años. Y no tardó mucho en alcanzar cierta reputación por ser uno de los capitanes más sagaces en cuanto a conocimiento y desarrollo de técnicas.Su ingenio a la hora de innovar le llevó a diseñar en 1932 el outrigger, tangón o separador, que servía para situar los cebos en los costados de la embarcación y hacerlos deslizar sobre la superficie del agua para así atraer a los grandes atunes rojos. Pero no solo eran atunes lo que se podía capturar con estos nuevos dispositivos, Gifford también consiguió llevar al barco algún que otro marlin azul del Atlántico. Y es que desarrolló un conocimiento enciclopédico sobre las especies de alta mar y las técnicas para darles caza. De hecho, sus cartas náuticas para el big game, donde recogía la ubicación exacta y la emigración de los grandes bancos de peces, estaban muy solicitadas por los pescadores de la Costa Atlántica.

gifford2.jpg

Su gran especialidad fue el atún rojo, que había estudíado hasta niveles casí científicos. Descubrió que estos atunes emigraban del Gran Banco de las Bahamas, cerca de Bíminí y Cat Cay, y desde entonces los persiguió hasta conseguir embarcar cerca de Cat Cay el primer atún rojo pescado con caña y carrete (anteriormente se pescaba con línea de mano) Pero el pez fue presa de los tiburones durante la lucha, y no quedó ni la raspa.Otra técnica que practicaba con asiduídad era la pesca con cometa. El capitán no fue quién la adaptó de su empleo tradicional en el pacifico a la pesca deportiva, pero fue tan innovador y eficaz en el empleo de la cometa que logró extenderla por toda la Costa Oriental del Continente Americano.No cabe duda que todos los pescadores de altura tendran siempre una deuda con el pensamiento creativo de Gifford. Incluso los pescadores más famosos. De hecho, Gifford sirvió de guía y consultor a nombres como Emest Hemingway, Michael Lemer, Charlie Lehman o Van Campen Heilner, y dio fama y popularidad a lugares como La Habana, Wedgeport, Bimini, San Thomas y Montauk. Raymond Camp escribió sobre el gran capitán, “el big game tiene una breve historia, pero el nombre de Tommy Gifford está grabado con agua fuerte en cada página”. Él nunca perdió su entusiasmo por el mar, ni su respeto por las criaturas que habitaban bajo las olas. 

Anuncios

~ por belenos en octubre 13, 2007.

2 comentarios to “Grandes mitos del Big Game…”

  1. invenrisgaciones preciosas lasrima que los muchachos de hoy no lo aprecien

  2. mis respeto para esos pescadores pues tener esa fursa pa atrapar ese pez esta perro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: